COSTANERA S.A. Exportación santacruceña

“Con productos de la pesca y a junio último despachamos 1357 contenedores, un 29% menos que el año pasado”, dice Mariano Pérez Elizalde, y en tanto presidente de Costanera S.A., la respuesta refiere a la campaña 2014 en la provincia de Santa Cruz. Es que su empresa terminal de contenedores y depósito fiscal, esta emplazada en Puerto deseado, que es la única salida marítima de las exportaciones santacruceñas. De hecho, por ese motivo pidió una entrevista REDES & Seafood, interesada en saber si la terminal venía capitalizando los buenos rindes evidenciados tanto en la zafra de langostinos como en la del calamar. Y tuvo respuestas, en un diálogo que se amplio a otros temas y del que participó el Dr. Roberto Goldszer, vicepresidente de lTerminal de Contenedores.

“En realidad –amplía el ingeniero Pérez Elizalde-, la performance pesquera no fue homogénea, porque el langostino y los pescados crecieron en despachos pero retrocedió el calamar”. En efecto, y según sus números, los primeros sumaron 447
contenedores entre enero y junio, con un aumento del 7% respecto a 2013, y los “tachos” cargados con Illex bajaron de 1.492 a 910 (-39%). La caída, a juicio del cronista, no se corresponde con la evolucion de la zafra, una impresión compartida por Pérez Elizalde, “pero creo que la diferencia es más comercial que de tonelaje” aclara, recordando la agilidad de la temporada anterior y mencionando que en esta puede haber m{as producto en cámara.

“Puede ser aunque dudo que explique una caída de esa magnitud”, agrega el entrevistado.

El cronista insiste, afirmado en un supuesto déficit de la terminal santacruceña, y es en ese punto cuando interviene Goldszer, pidiendo precisiones “porque en quince años, y sin reclamo alguno, exportamos 52.000 contenedores”, subraya. El costo de la estiba, la regularidad de los mercantes y la disponibilidad de equipos reefer, son argumentos esgrimidos por la críitica”, en ningún caso responsabilidad de Costanera – Responde Goldszer-, que ha cimplido y en exceso, con todos sus compromisos de inversión”.

Y repasa, lista en mano, el parque de maquinarias, los dos predios industriales adquiridos, la capacidad de frío –con 237 enchufes y 80 en camino-, y el personal que moviliza diariamente, “generando entre sueldos y gastos diarios, un significativo flujo de dinero para la localidad”, argumenta. Seguramente, con verdad, pero en el funcionamiento de una terminal protuaria no todo es cuestión de activos. Los imprevistos son rutina, y se potencian cuando el producto en tránsito deende de los caprichos de la naturaleza como sucedió con el calamar que alimento 155 contenedores en 2010 y saltó a 1738 el año pasado.

Mariano Pérez Elizalde y Roberto Goldszer, directivos de Costanera, la terminal de contenedores y depósito fiscal de Puerto Deseado.

Fuente: Revista REDES – Agosto 2014